Servicio Social en el Psiquiátrico II

Y cuando volví a pensar, me di cuenta de que había criticado bajo el mismo prejuicio de los demás: los internos están mal. No, no lo están. Solo les hace falta un componente que resulta tan sádico como inquebrantable: el dinero. Las medicinas son caras, los tratamientos también. Las medicinas es lo que hace que ante los ojos de los demás parezcan que están bien.

El sanatorio los deprime, quieren irse. ¿Por qué deben de permanecer encerrados si no han hecho nada malo? ¿Por qué recluirlos alegando defectos de fábrica, si son seres humanos y no producto comerciales? ¿Por qué no aprender de ellos en lugar de querer enseñarles? ¿Qué tal si somos nosotros los que estamos “mal”? ¿Quién dictamina que ellos, los pacientes de un psiquiátrico, lo están?

Sigue leyendo

En todas las veces que te escuche, ninguna pude sacarte de mi cabeza

Hay algo que esta oprimiendo mi estomago… Hay algo que está dando vueltas en mi estomago… Duele… Pareciera que los intestinos lo ahorcan… Algo pasa, estoy segura de ello. ¿Hambre? Acabo de comer. ¿Angustia? Tengo tiempo de pensarlo después o al menos eso quiero creer. ¿Confusión? Tres mas tres es igual a seis… Estoy bien.

Sigue leyendo

Continuar

¿Alguna vez has sido lo que eres? Yo no. He pasado la vida, viéndola de lejos. He visto fotos en las que nunca he salido, aún cuando estuve alado en el momento preciso. Hay anécdotas que no me di cuenta cuando sucedieron, aún cuando afirmen que yo estaba presente, tangente, pero como siempre haciendo algo que según yo me daría mi espacio, mi forma. He dejado escapar mil formas y mil espacios durante estos años, vueltas que nunca se repetirán, idas que se me han escapan de las manos justo ahora. Me he callado, he hablado, pero pocas veces he participado.

No sé quién soy, no lo sé, dame el lugar que me corresponda, así querré ser lo que soy por medio de lo mejor que fui. Porque hace un año decidí vivir.

Servicio Social en el Psiquiátrico

Las personas que están ahí tienen una enfermedad sí. Tienen un trastorno, también, pero siguen siendo personas. No merecen que se les trate como seres inferiores, que se les minimice, que se les tire a lo loco, que no se les haga caso, que se burlen de ellos.

Los tratan como si fuesen niños pequeños que no entienden. Los administrativos comodísimos en el aire acondicionado, mientras los pacientes tienen que vivir de las sobras de los demás, de lo que el gobierno da y que las enfermeras utilizan para ir todas uniformadas y bonitas.

Sigue leyendo

No puedo forzarte a nada más

Forje cinco años de mi vida en una ilusión, en algo que existía en mi imaginación. La cuestión no es porque lo hiciste si no porque yo me lo hice. Hasta puede que haya manipulado la situación, obligarte a permanecer, obligarte a hacer, obligarte a cumplir con mi patrón. Que me hago la víctima para no afrontar que es mi culpa, que me lo busqué. Pero si soy tan cínica: ¿Por qué duele tanto?

Sigue leyendo