Silencio culpable

Pio XII hablo mucho para decir nada… “a los cientos de miles de personas que, sin haber cometido falta alguna, a veces sólo por razones de nacionalidad y origen, son destinadas a la muerte o al deterioro progresivo”. ¿Qué no era más fácil gritar a los cuatro vientos “Hay personas muriendo en campos de concentración en Alemania”? Ya no se trata de nacionalidad u origen, no se trata de consecuencias, represalias, o que dirán. Se trata de defender. Ellos estaban esperando tu llamado, y nunca te atreviste a darlo.

Siempre decías “Dejamos morir a un hombre maravilloso”… Te tengo una noticia: En ti estaba salvar a miles… Roma condeno a muerte a tu Dios por ignorancia, tu condenaste a la muerte a tu hermano con consentimiento. Tú mataste de nuevo a tu Dios, de la forma más patética: con enajenación. Unas simples palabras… Un simple mensaje… Un poco de bravura, maldita sea… No fuiste fuerte, no fuiste directo… ¿Qué te costaba? ¿Cómo podías tener la voz y permanecer mudo? ¡Eran familias! ¡Eran las hijas, los esposos, los padres de alguien! ¿Cómo podías dormir? ¿En qué pensabas? Cierra los ojos por un momento… Imagina a personas llorando, a personas suplicando, imagina como se carcomen en vida, imagina su grito desgarrador… Ahora imagina que eran cristianos.

¿Alguna vez experimentaste la sed de esperanza y desolación de cada cadáver rapado y apilado en pozos siniestros de venganza absurda?

¿Hay peor consecuencia que el genocidio?

Anuncios

4 pensamientos en “Silencio culpable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s