Humanidad y Dependencia

Tenemos miedo, miedo a lo que no entendemos, a lo que nos es desconocido y odiamos a quienes se burlan con prepotencia o indiferencia de ello.

La búsqueda de nuestra naturaleza es constante aunque no sea consciente, nos ensimismamos y encontramos en la soledad una amiga cruda y efímera que siempre estará cuando la busquemos porque a la par reconocemos que nadie nunca esta solo porque siempre cuenta consigo mismo.

El hombre es historia y la historia se convierte en hombre cuando realizamos algo que marca una nueva era, una nueva línea aunque sea delgada que marca a propios y extraños, cuando nos filigrana a nosotros y entonces punteamos un antes y un después de eso, Hitler con su nazismo, Mussolini con su fascismo, Santa Anna con sus golpes de estado y cada una de nosotros con nuestro “Te amo”.

Podemos tener todo a nuestro alcance y ser impasibles a ello, pero no una indiferencia sabia como la de la Loyola, si no una mediocre, hostigada, burda y sorna, tenemos la llave para abrir la segunda, la tercera, la cuarta y hasta la quinta puerta, pero somos participes de un miedo infundado, arraigado y déspota que ni siquiera nos permite buscar la llave de la primera, bajo el alegato de la gravedad de las consecuencias.

No somos capaces de pensar por nosotros mismos y somos tan manipulables que creemos en la adoración y creencias de situaciones ilógicas, inverosímiles que rayan en lo ridículo y fantasioso, pero nos calmamos bajo la máscara de creer que si otros lo piensan entonces es correcto y seguimos por esta línea hasta llegar a mentirnos a nosotros y a los demás, hasta forma mi realidad, nuestra realidad.

Nos volvemos egoístas o dependientes de los demás y para los demás, no pensamos por cuenta propia y seguimos esperanzados a una sociedad que tanto puede ser el juez más blando como el verdugo más insoportable, y así le vamos dando motivos para llorar al primero y nuevas botas al segundo.

Anuncios

4 pensamientos en “Humanidad y Dependencia

  1. La aglomeración de almas en capitales del destino hace que el camino se vuelva tan intransitable que al final la salida única es la explosión del espíritu en mareas de violencia incontrolada.

    Por suerte.

  2. Me gusta la inducción al pensamiento. Aunque una de esas preguntas jodonas 🙂
    Sobre la lógica, ¿Qué es la lógica?
    Si nos remontamos a sus orígenes viene del pensamiento griego. Es el desarrollo que se da entre el pensamiento y la realidad. ¿Qué es la realidad? ¿Qué no fue un término griego también?
    Porque los griegos inventaron la realidad, su concepto. Curiosamente ese es el pensamiento preponderante en nuestra cultura occidental, en que la realidad, es la verdad.
    Las culturas antiguas decían lo contrario, dirá la gente, por eso eran antiguas y tontas. Bueno, habrá que pensarlo, ¿Nos sirve realmente la lógica para llegar a la realidad? Habrá que pensarlo…

  3. Habra que pensar, sobre la efimeridad de todo y de todos, aunada a su ambiguedad y relatividad.

    Con tan solo un parrafo, los dos hemos creado nuestra realidad… La verdad es solo una mentira legalizada,lo he dicho y lo seguire diciendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s