Errores de fe

Los fanaticos, como cualquier humano que no cree en nada y llega a creer en todo, desvarían su visión y su propósito humanístico como benefactores de los demas, de los que lo necesiten.

Los sacerdotes espirituales rehúsan y renuncian a su derecho de beneficiarse con el sudor, las lágrimas, el hambre y la angustia de los que menos tienen y por el contrario imitan su estilo de vida. Los fanaticos los critiacan.

Utilizare una analogía: Existe una mujer humilde e ignorante, tiene una hija enferma tal vez de tuberculosis (mis conocimientos médicos son escasos), las dos mueren de hambre, pero los fanaticos ofrecen un contrato tentador, por una simple, minuciosa e insignificante (nótese el sarcasmo) cantidad monetaria, las almas de estas dos desdichadas subirán al cielo y el infierno será total y completamente descartado.

El problema aquí es que lo que gastan en ese papel ruin, lo podrían utilizar en comida, en alimento, en ropa… Pero no, poco a poco las dos excavan su tumba con la idea efímera de que ya todo se les ha sido perdonado. ¿Pero de que se les ha perdonado? Si su único error fue dejarse embaucar, si su única equivocación fue permitir que las palabras “dinero y salvación eterna” se juntaran en la misma línea en sus cabezas. ¿De qué tienen que avergonzarse ellas? ¿De si mismas?

Los campos de concentración que albergan un contexto racista, facineroso, brutal, despiadado, déspota, atroz y devastado vienen a considerarse asuntos meramente políticos y económicos, y da miedo la insignificancia que estas palabras toman viéndolas precedidas de una tan fuerte como lo es el “nazismo”. Los fanaticos se lavan las manos, porque alegan el movimiento y sus consecuencias segun la perspectiva secularista están afuera de sus cargos oficiales. ¿Desde cuándo salvar vidas no les incumbe?

Miles de personas están siendo envenenadas, fusiladas, carbonizadas, mutiladas, explotadas y humilladas, mientras los fanaticos disfrutan de un buen corte de ternera y discuten sobre temas superfluos, porque claro enfrentarse con Hitler les puede traer consecuencias devastadoras ¿Hay peor consecuencia que el genocidio? ¿Qué es mejor vivir arrodillado o morir erguido? ¿Existe un pretexto maduro e inteligente de porque no encaraban la realidad que se estaba viviendo?

Muchos utiliza por primera vez una voz que ha estado enterrada, confiesan su gula, su lujuria puesta en masturbaciones, su avaricia de conservar para sí mismos las donaciones de la Iglesia, su pereza de ver como el mundo se cae a pedazos y no se atreverse a recoger por lo menos uno y colocarlo en su sitio, la ira de juzgar todo aquello que puede y debe limitar sus beneficios excéntricos, la envidia de ver en infantes la fe que ellos durante años han buscado desesperados y la soberbia de aparentar que todo es normal. Pero por un momento, aunque su grito se convierta en eco, son capaces de obtener las siete virtudes y enfrentarse con un pasado y un presente que cala y es verdugo.

…Y es aqui cuando desconozco quien es mas o menos fanatico… ¿El que culpa o el que engaña?…

Anuncios

5 pensamientos en “Errores de fe

  1. Cada quien que viva su vida como le plazca, no comparto fanatismo politico, deportivo ni religioso, y aunque lo más parecido a fanatismo que experimento es mi gusto por Green Day, tampoco me quita el sueño… respeto y no me cuestiono si es bueno ó es malo, hipócrita ó sincero, simplemente, cada cual es lo que es…

    Un abrazo…

  2. Yo soy yo, Tú eres Tú. Tú haces lo Tuyo, Yo hago lo Mío. Yo no vine a este mundo para vivir de acuerdo a tus expectativas. Tú no viniste a este mundo para vivir de acuerdo con mis expectativas. Yo hago mi vida, Tú haces la tuya.

    Es solo que a veces se llega a extremos.

  3. Respetar los criterios ajenos, tal vez suponga creer, que los nuestros serán respetados. De allí podrá surgir algún desconcierto, ese que nace al ver que la realidad y en la práctica cotidiana, no es así.

    Muchos viven pendientes de imponer sus criterios, pensamientos y creencias como obligatorias, exponiendo a la vez, sus propias miserias.

    Lo mejor es saber que uno tiene la suficiente capacidad para estar al margen de muchos “fanatismos” que lindan más con lo “enfermo” de esta sociedad, permitiéndonos estar más cerca del pequeño margen que aún podemos rescatar como “sano”.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s