La sedición mas que deliberar es especular

 Hacía falta una revolución de eso no cabe duda, pero mientras algunos pensaban en una vuelta al pasado indígena con un comunismo que transmutaría al capitalismo ideando la isla de Utopía, otros pensaban en un futuro liberal cuyas huellas del positivismo tendrían que ser borradas. Nadie sabe lo que quería de sí mismo o de la nación en general, se buscaba un lugar donde ser y hacer llevara a la autenticidad de la filosofía o a la justicia de la ley agraria.

Distintas ideas se contraponían, y todo estaba condicionado, limitado, desamparado y atenido a los juicios de quien no aportaba una idea hecha u original pero que le gustaba quejarse.

Había un rechazo hacia lo estadounidense y un miedo de que los gobernaran paulatinamente y se interpusieran en lo que creían su lucha, se les negó permiso de puerto y se alababa a su ex imperio que también hablaba el mismo idioma. ¿A donde huían todos cuando estaban bajo peligro de muerte?

Los campesinos tenían tras de sí una lucha desde 1883, que sus voces y su sangre fueran indiferentes para quienes gobernaban, es un asunto sociológico, el hecho de que los obreros al verse desprotegidos desde hace siglos y apenas abrir los ojos, ayudo a una alianza con los primeros y con Carranza. Y las huelgas y los revueltos no se hicieron esperar.

La clase media que trabajaba en empresas extranjeras hartos de no adaptarse a un molde afrancesado buscaban un cambio. Las clases predominantes gobernadas por decrépitos testarudos se rehusaban a renunciar a su gloria. Los jóvenes con ilusiones y propuestas de cómo debería ser todo, pero sin presentar un proyecto viable se llaman a sí mismos liberales.

Todo era antecedente para la lucha… ¿Pero como abarcar todo eso bajo un mismo lema? Ahí reside la fatalidad y la naturalidad de la sedición. Poseían demasiadas confusiones y nadie era lo suficientemente coherente.

Nadie los había preparado para la Revolución, se tenía sed de ella perfectamente comparable a la gula de una comedora compulsiva. Madero aportaba su ideal de derrocar a Díaz ¿Y después qué?, Obregón se limitaba a repetir lo que antes había sido repetido, Magón en su convivencia con las cárceles proclamaba su anarquismo al rechazar un Estado pero defendiendo la democracia desde los derechos humanos y despreciaba  a Madero en el discurso de que su rebelión no era más que una burguesía carente de propuestas sociales. Caso tenia amor al conocimiento, al progreso, a la educación pero no estaba vinculado con la marginación y aun cuando esta era oprimida por la violencia, el seguía repitiendo a quien lo escuchara lo que los libros dictaban.

Zapata cuya tropa temía ser violada sexualmente por su dirigente luchaba por los indígenas y por volver a su pasado, el pasado de todos, pues todos comían de la tierra y vivían de ella: “La tierra para quien la trabaje”. A la par que Villa, su hermano idealista, luchaba por una reforma agraria que había sido destituida en el Porfiriato, bajo la razón de borrar todo lo que se anteponía al positivismo, que visto en términos vulgares se podría llamar “negativismo”.

Carranza el gran victorioso, a quien se seguía, su única aspiración eran las reformas de la Constitución, y así sus oídos tuvieron que escuchar a los liberales, aunque en un último intento de reivindicación modifico lo que se había dicho, dando paso a la Constitución de 1917.

Todo se formo con sentimientos, con el deseo inconsistente de cambiar lo que ya antes había sido cambiado, de prosperar cuando se había retrocedido, y de retroceder para progresar, de un cambio humanista no solo para algunos, si no para todos, pero “todos” se convirtieron en algunos. De buscar la igualdad y la justicia con ejes de justicia social y democracia, cuando Madero poco le interesaba las clases necesitadas y Magón rehusaba y aceptaba a la par todo desde su punto de vista. Todos los hacían… Era una lucha de intereses personales vueltos generales, de aspiraciones de diversa índole que se proclamaban para el bien de una comunidad que odiaba y amaba el movimiento porque no lo entendía. Porque nadie lo entendía. Porque no hubo una Reforma que lo antecediera y lo hicieran tan ridículo como la Independencia. Porque no había nada pensante, solo un sentir que brotaba y que guiaba a un pueblo que hasta ahora, no sabe en verdad, cuáles son sus aspiraciones. 

Anuncios

3 pensamientos en “La sedición mas que deliberar es especular

  1. Toda América Latina se ve reflejada aqui. En Uruguay, tal vez escriba más adelante, el proceso también fue complejo, y todavía nos preguntamos que era lo que buscábamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s