Continuar

¿Alguna vez has sido lo que eres? Yo no. He pasado la vida, viéndola de lejos. He visto fotos en las que nunca he salido, aún cuando estuve alado en el momento preciso. Hay anécdotas que no me di cuenta cuando sucedieron, aún cuando afirmen que yo estaba presente, tangente, pero como siempre haciendo algo que según yo me daría mi espacio, mi forma. He dejado escapar mil formas y mil espacios durante estos años, vueltas que nunca se repetirán, idas que se me han escapan de las manos justo ahora. Me he callado, he hablado, pero pocas veces he participado.

No sé quién soy, no lo sé, dame el lugar que me corresponda, así querré ser lo que soy por medio de lo mejor que fui. Porque hace un año decidí vivir.

Lo siento, no lo entiendo

¿Para qué clasificar en heterosexualidad, homosexualidad, bisexualidad, transexualidad, etc., etc., etc.? Un hombre y una mujer juntos, son dos personas enamoradas, un hombre y un hombre, son dos personas enamoradas, una mujer y una mujer son dos personas enamoradas. ¿Cuál es la diferencia?

El amor es admiración a la mente o al cuerpo, dos personas se admiran mutuamente, la admiración de un hombre hacia una mujer, y de una mujer hacia su mismo sexo, sigue siendo lo mismo. ¿En que cambia?

Todos se toman de la mano, todos se besan, todos se hablan, todos se ven… ¿En que varía la acción sino solo en el físico de quien la profesa y la recibe? ¿Por qué rechazar la aceptación del amor o el simple placer de estar junto al otro?

El vino y el pan

Primero pensé que cada quien eras tú, que yo era tu, que yo había hecho, dicho, deshecho con total certeza, que había vivido bajos mis propios márgenes e ignoraba todo lo que se escapara de ello, y la mente se me comprimía cuando no podía explicarme lo que estaba pasando, y deje de creer en mí.

Después dije que eras lo mejor de cada quien, que todos éramos un todo y que te formábamos, la individualidad se me escapo hasta convertirse en brutalidad y tampoco eso me satisfizo… ¿Porque entonces de donde surgía el todo, si el todo siempre había existido? Porque formabas parte de aquello en lo que yo creía, pero no lo eras en su totalidad porque lo rebasabas, porque tu concepto escapa a mi realidad.

Porque en mi fanatismo de igualar a la diferencia, olvide que alguien creía en mi más de lo que yo misma pudiese hacerlo, porque en el afán de igualar, se me fue a la mierda la humildad. Por eso cuando me llamaste, no supe como contestar, por eso cuando me sorprendí rezando, seguí, por eso cuando sentí paz en lo que yo negaba, me asuste, por eso cuando alguien empezaba a hablar de ti, lo seguí y me gusto lo que escuche.

Sentí que algo más fuerte que yo, me jalaba, me empujaba, me perseguía, me daba el tiempo, me daba el espacio y desaparecía… Bien, creo en ti, porque antes de creer en Dios debo de creer en mí misma, y yo lo estoy empezando a hacer, creo que existes.

Cortázar

Tengo el recuerdo de tus labios impregnados en la memoria, el sabor de tu boca delirante en el aroma, tus piernas oprimiendo las mías suplicando que tuviese un poco mas de coraje, enroscándose en mi cuerpo, mi mano vagando por tu espalda, tus piernas, tu estomago. Tu cuello pálido llenado con mi saliva lasciva, mis ojos semiabiertos observando la perfección de tu cuerpo. Las suplicas porque parase, el sonido de arrepentimiento después, tu respiración cortada y los cinco minutos que nos quedaban.

El sonido que creabas cada vez que te estrujaba, que bajaba, que subía, que te observaba, tu mano quieta en mi cintura incontable, tus labios succionando mi cuello y tu lengua abriéndose paso entre la mía. Arriba, alado, por todos lados, en pocos momentos. Interrupciones, las prisas, la sensación en el estomago, los libros de arte, las bocinas y tu aventándote. Cada abrazo más fuerte, voces que no recocía y éramos solo dos personas y yo estaba a punto de enamorarme de tí.

Te amo

Hace unas horas te vi, no recuerdo cuando y no creo que sea tan importante… Te observe después de mucho mirarte, te contemple después de admirarte… Tu cuerpo era una carga de tensión, de penas acumuladas, de un grito silencioso de un hastió indiferente, tu mirada era lejana evocando al pasado…

Cansado, triste quizás y no me atreví a preguntar…

No eras tu, no eras quien yo recordaba… Con voz silenciosa me deseaste una paz que cínicamente digo buscar, con voz trémula me saludaste y no me atreví a contestarte, pronuncie palabras que se fueron al vacio en ese barandal… Me dolió…

La brecha es tan grande entre los dos que la distancia de Argentina me parece relativamente cerca… ¿O ya rompiste esa brecha? ¿Que sucede? Quiero ayudar… Quiero escuchar, como tu una vez me escuchaste a mi…